¡Viva la UNAM! ¡Viva la juventud!

aime Martínez Veloz

LA JORNADA 14 DE MARZO DEL 2008

¡Viva la UNAM! ¡Viva la juventud!

Algo anda mal en nuestro país cuando diversos segmentos sociales se unen en una campaña de linchamiento en contra de un grupo de jóvenes que, equivocados o no, encontraron la muerte en la selva ecuatoriana en medio del bombardeo del ejército colombiano, apoyado y asesorado por personal y tecnología estadunidense.

Si dichos jóvenes hubieran perecido en acciones ajenas a cuestiones ideológicas, pero ligadas a acciones mafiosas o de narcotráfico, hasta corrido les hubieran compuesto y lo hubieran subido a youtube.com. Ésa es la hipócrita moral de los linchadores modernos, para quienes ser narcojunior o mafioso es sinónimo de “estatus”, en tanto un luchador social o quien abraza una causa ideológica es sinónimo de estupidez y degradación social, concepción que abunda en amplios sectores de la sociedad mexicana que parecen imposibilitados para revisar el porqué de las inquietudes de la juventud mexicana, que cada día ve reducidas sus expectativas de vida, resultado de un sistema incapaz de ofrecer alternativas a los jóvenes.

Además de la edad, hay un común denominador en todos los jóvenes de los diferentes universos: en ningún caso se ha desarrollado una política de atención integral para atender sus problemas y aspiraciones.

Sociedad y gobierno comparten la misma responsabilidad por esta ausencia. Partidos, medios de comunicación y gobierno los ven como un mercado que hay que conquistar a través de diferentes productos, o bien como clientela política que puede ser cooptada.

Demasiado viejos para ser niños y demasiado jóvenes para opinar y ser tomados en cuenta, pero no para ser puestos a trabajar, para ser utilizados como objetos sexuales o para ser considerados carne de presidio, tal es la tragedia moderna de nuestra juventud. Sus opciones se reducen a la maquila, el subempleo, irse de mojados, caer en adicciones o deslumbrados por el narcotráfico.

Una doble moral que con su hipocresía y discursos esconde la desventura de ser joven en los tiempos del sida y de lo que algunos llaman transición democrática. La juventud, esa suma de conjuntos heterogéneos, no reacciona de igual forma ante el impacto de los fenómenos sociales, económicos y políticos. Dada su complejidad, tampoco está sujeta a un solo calificativo sea positivo o negativo. La realidad siempre está más allá de las calificaciones (o descalificaciones) maniqueas. De esta manera, la juventud es al mismo tiempo rebeldía, imaginación, que indiferencia, despersonalización o consumo de drogas. Hoy los jóvenes se debaten en la contradicción, pues buscan definiciones en medio de influencias, a veces extrañas a su cultura. Por la singularidad de su edad, afrontan múltiples preocupaciones y angustias, pero se atreven a potenciar conflictos y cuestionar tradiciones.

Que todas las y los jóvenes vivan esta etapa con plenitud depende en gran parte de que existan las condiciones adecuadas para que cada joven pueda expresar sus inquietudes y cuente con las oportunidades que le permitan resolver sus necesidades. Lamentablemente, día con día, miles de ellos enfrentan la exclusión en todos los órdenes: económico, escolar, laboral, político y social.

Se les priva de oportunidades reales de accesos a un trabajo digno y remunerador, lo cual los condena a una vida llena de carencias y limitaciones. A muchos otros se les restringe el acceso a la educación. La escasa preparación y capacitación de estos jóvenes los coloca en puestos de trabajo transitorios o mal remunerados que ofrecen pocas perspectivas de superación personal y social.

La juventud ve con impotencia cómo sus necesidades, expectativas y sus posibilidades de participación están limitadas por la ausencia de una política pública hacia los jóvenes. Siente lejana a la autoridad, pero cercano el autoritarismo, que se manifiesta en el despliegue de acciones de la fuerza policiaca, que más que buscar proteger a la juventud pareciera encaminada a hostigar a los jóvenes, sobre todo de las colonias populares.
Ésta es la realidad que hemos heredado a nuestros jóvenes, a los cuales, como en el caso de quienes murieron en el Ecuador, no nada más se les condena, sino que, en el colmo del cinismo, hay quienes se atreven a señalar responsable de sus inquietudes políticas a la UNAM, donde encontraron el cobijo que en muchas partes les negaron, empezando por los partidos y las instituciones.

Aparte de morir bajo un bombardeo criminal del ejército colombiano, ya fueron condenados en la plaza pública por los quienes son incapaces de condenar la acción asesina de los que condujeron la acción criminal. La corta memoria de los linchadores olvida que partidos y gobierno mexicano tuvieron relaciones públicas y abiertas con las FARC; ahí están las fotos, los documentos y las acciones que lo prueban. ¿De dónde a acá la sorpresa? Pregúntenle a Vicente Fox. ¡Hasta oficina tuvieron durante su gobierno!

Estoy convencido de que la lucha armada no es la vía para la transformación democrática de la sociedad, mucho menos justifico acciones que al amparo de la acción revolucionaria lastimen a terceros; el secuestro es abominable en cualquier sociedad y circunstancia. El ascenso al poder de los sectores de la izquierda latinoamericana se han producido por la vía electoral. También respeto a quienes han optado por la vía insurreccional en nuestro país, pero creo que para derrotar la vía de las armas es indispensable construir una institucionalidad democrática que, entre otras cosas, brinde cabida a los sueños y anhelos de la juventud.

Todo el afecto y cariño para los padres y familiares de los jóvenes mexicanos asesinados por el gobierno de Uribe mientras dormian.

Anuncios

~ por Do0k13 en marzo 24, 2008.

2 comentarios to “¡Viva la UNAM! ¡Viva la juventud!”

  1. se le olvida al autor de la nota, que esos jóvenes apoyan a un grupo que asalta pueblos entgeros mientras duermen, lanzando bombas con químicos y metralla, en la esperanza de que esos pueblos queden sin habitante, para asi adueñarse de esos terrenos.

    no tiene en cuenta además, que absolutamente todas las acciones de ese grupo apoyado por estos muchachos desubicados, van enteramente dirigidas a destruir a los pobres que dicen defender. el resultado de un secuestro ecnómico es el cierre de una empresa con muchos trabajadores y el desempleo para ellos. los ricos, bien gracias, cogen su dinero y se van para el extranjero.

    es precisamente la idea de la lucha armada la que impide que el pueblo como tal pueda tomar la rienda de su propio destino.

    Cuántos jóvenes se han desperdiciado en aras de una lucha armada, cuando pudieron ser grandes líderes en medio de sus propios pueblos, y propender de una vez por todas por la derrota de los políticos de siempre. por qué privar a sus paisanos de tener esa mente brillante en su representación, antes que rendirle un homenaje a su cadáver.

    el fin de un imperio no es la creación de otro. mucho menos si ese imperio es el imperio de la sangre.

    el fin de el imperialismo que nos sofoca solo puede darse ñen la medida en que busquemos la forma de educar a un pueblo que insiste en su ignorancia, condenado solo a conseguir el pan de cada día, mediante el uso de la razón y la inteligencia par la creación de un afan de ese pueblo por obtener reales niveles de vida digna, dejando atrás el conformismo con lo que se tiene.

    es trabajando en ello que un joven puede sentirse realizado. la realización de un joven no llegará a través del uso de las armas contra sus semejantes. dónde está lo lógico en esa acción, no lo veo.

    la pobreza de nuestros pueblos no se acaba exterminando a los pobres, que es al parecer el ideal del terrorismo Farc, se acaba el día que surjan verdaderos líderes que inspiren una juventud que busque senderos nuevos de paz y libertad, libres de drogas y de ideales falsos.

    no olvidemos que quienes asi murieron, manifestaron mas que un afan de luchar por la vida, su desprecio por ella, asesinando a quien esté por delante al precio que sea.

    no es solo secuestro mi querido amigo, es masacre diaria

  2. pues si mi amigo, en parte cada uno tiene la razon al defender su punto de vista, por un lado claro que no estoy de acuerdo con las personas que hacen caso omiso de estos crimenes cometidos en contra de unos connacionales, si bien dice el articulo, se arma mas revuelo cuando matan a un narcotraficante o a un asesino, pero es que en mexico el pensamiento está algo distorsionado de nuestra realidad cotidiana; por otra parte pues eso que escribes en tu comentario, mi estimado domingo desgraciadamente tambien ocurre en colombia y ecuador, algunos grupos paramilitares, pues al no tener sustento ni comida, tal vez en ocasiones incurran al saqueo, es mas, habra grupos que se han de hacer pasar por de las FARC y cometen infinidad de disturbios, pero en lo que es a mi pensar, estos compañeros mexicanos solo buscaban apoyar un ideal con el que se identificaban, solo buscaban aliviar la opresion del pueblo, aunque deafortunadamente perecieron en aquellas tierras…pero bueno, en resumen, gracias por tu comentario, es bueno saber que alguen pasa a leer los articulos aqui publicados, para que nuestra voz nunca calle, y que se haga oir nuestro mensaje por todos los rincones de mexico y el mundo.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: